miércoles, 26 de octubre de 2016

El Cementerio de Ampuero. 7ª Parte.

El panteón de Ruiz Echevarría tiene trazas  de estilo neogótico, con arco apuntado y pináculos, bóveda de ojiva y cruz sobre la cubierta. La utilización de este estilo de arquitectura, frecuente en los cementerios a comienzos de siglo XX da sensación de mayor altura al monumento y estiliza su imagen.

















Escaleras de bajada a la cripta.






















En este panteón está enterrado el arquitecto Francisco Echevarría Trápaga y otros miembros de su familia como su esposa Gumersinda Osante Ruiz, fallecida en 1898, con ella tuvo seis hijos. Francisco Echevarría nació en Lanestosa en 1840 y participó en la construcción de casas de indianos, puentes, escuelas, capillas y obras en el Valle del Asón y en Lanestosa y Carranza. En 1874 se trasladó con su familia a Ampuero y desempeñó de arquitecto municipal hasta 1899 en que este cargo recae en Emilio de la Torriente.

Aquí vemos otra tumba en la misma cripta de más familiares. Se aprecia la costumbre de situar una estrella de David como símbolo de la fecha de nacimiento y una cruz como símbolo de la defunción.








A Echevarría se le deben por ejemplo las escuelas de Udalla de 1888. Las obras de canalización de aguas en Ampuero en 1895 y varias casas relevantes de Ampuero. Francisco Echevarría falleció en Ampuero en 1927 y fue enterrado como hemos dicho en el panteón familiar de Ruiz Echevarría.
En esta cripta también estuvieron depositados los restos de los padres de Manuel María Zorrilla Ruiz, Catedrático Emérito de la Universidad de Deusto y Ex Presidente del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco. Cuando Manuel Mari visitaba las tumbas, nos cuenta Manolo Maza que los escoltas bajaban a la cripta ante el temor de que los terroristas de ETA hubiesen podido colocar dentro algún explosivo.

Los restos de sus padre fueron luego trasladados al panteón vecino, el correspondiente a la familia Echevarría-Rivas. Una construcción que pese a ser moderna mantiene un estilo neoclásico, con frontón y líneas sencillas y elegantes que no desentona en medio de panteones antiguos. Se realizó hacia 2005, Manolo Maza fue el encargado de construir la estructura de hormigón, luego un marmolista de Ampuero, Pedro Gómez, lo recubrió de mármol que trajeron de Galicia, con esquinales de una única pieza.












Los propietarios del panteón Ruben y Lita.













Frente al panteón de Ruiz Echevarría se encuentra otro gemelo perteneciente a la familia de Dámaso Ruiz. Vemos que entre los propietarios de los panteones se repiten con frecuencia los mismos apellidos, como por ejemplo Ruiz, Camino, Rivas, Echevarría, etc. Fueron familias influyentes y ligadas por parentescos comunes.
















El arquitecto Francisco Echevarría diseñó los panteones de Carlos García Trueba y de la familia Barquín y Bayas, ambos idénticos y situados uno frente a otro. Gracias a que un nieto de Carlos García, conserva la documentación de la obra sabemos que para la cripta excavaron una superficie horizontal en un rectángulo de 4,80 metros por 9,40 metros y 2,70 de profundidad. Aquí vemos el de Barquín y Bayas.















Y este es el de Carlos García. Extendieron una capa de hormigón hidráulico y sobre ella se establecieron los muros de mampostería sentada con mezcla de mortero hidráulico. Luego se le dio un revoque de cemento Portland procedente de Amberes, estableciendo una capa impermeable. En torno al perímetro del monumento se establece un callejón donde fluyen las aguas de las filtraciones del terreno que saldrán por dos caños subterráneos a la superficie. La piedra de sillería que debe emplearse para el cuerpo o base del monumento será caliza blanca procedente de Lanestosa y la piedra del remate de la pilastra será de piedra blanca procedente de Escobedo, será de grano fino y compacto inalterable al aire y al agua, susceptible a la buena labra, se desechará toda la que tenga vetas o defectos.








La escalinata de bajada a la cripta se confecciona con piedra de sillería arenisca labrada. En la cripta se construyeron 6 nichos de piedra aplantillada en seis arcos de piedra, se colocaron baldosines con cenefas sobre el hormigón fabricadas en Valderrama.








En todo el entorno del mausoleo se colocaron adoquines de piedra caliza y un sistema de pilastras. De pilastra a pilastra va una barra cilíndrica de metal blanco o níquel. Aquí vemos retratado este panteón en 1920. Se dice en los documentos de su construcción que las arenas que se empleen en la fabricación de los morteros deberán ser de silicio de grano fino procedente de la mar o de la Isleta de Ampuero. El tiempo de ejecución se estableció en 90 días, y el presupuesto de la obra fue de 3694 pesetas. El contratista Eugenio Uriarte y el arquitecto Francisco de Echevarría.













Sobre la pilastra central irá la figura de una columna sobre la cual van tallados en relieve un jarrón y flamero. Sobre este primer cuerpo de pilastra irá otro segundo donde va la inscripción. Sobre este cuerpo de pilastra irá el tercero que forma la cubierta que servirá de base a la cruz, que será de piedra de Escobedo blanca. En la foto vemos los dos panteones gemelos.
















Plano de la fachada con la firma del arquitecto. Junio 1910.






















Destacable es también el panteón de la familia Garmendia, de líneas sobrias y en forma de cúpula que nos recuerda la figura de un iglú.




















La entrada a la capilla está enmarcada por dos columnas cuyos capiteles de orden corintio están decorados con motivos florales, de nuevo interpretamos que son flores de adormidera y lo que parecen ser calaveras.









Poco a poco vamos avanzando en este trabajo sobre el Cementerio de Ampuero confiando que esté
 interesando a los lectores. Está previsto que concluya el próximo día 2 de noviembre, Día de los Difuntos.

Si alguna persona desea enviar alguna información sobre este tema que haya pasado por alto, que seguro habré dejado mucho en el tintero, estoy convencido que todos lo agradeceremos porque cuantos más datos e historias sepamos de nuestro cementerio mejor podremos ponerlo en valor y darlo a conocer ahora y en el futuro, pues se trata de un patrimonio de enorme riqueza.

CONTINUARÁ...



































No hay comentarios:

Publicar un comentario