miércoles, 2 de noviembre de 2016

El Cementerio de Ampuero. 10ª Parte

Otra composición que puede encontrarse en el cementerio de Ampuero son las hojas de laurel con su fruto y más abajo colgando campanillas, como imitando la vegetación silvestre que se entremezcla. Es un motivo repetido en varias tumbas lo que nos hace pensar que fue obra del mismo autor.

















Las campanillas son flores muy ornamentales, se dice de ellas que significan esperanza, dar ánimos a quien ha perdido un amor o un ser querido.











Terminamos ya con el tema de las flores con esta especie de rosa esculpida en una cruz imaginamos que como símbolo de amor y recuerdo.




















Un curioso obelisco funerario remata el panteón de la familia González Matienzo Echeverría. Se eleva vertical como una especie de cohete, en la cúspide se representa una cruz.





En el panteón de Santiago Camino los nichos se encuentran en el interior de la capilla, asomándonos al cristal de su puerta leemos en una de las tumbas: "Aquí yacen los restos mortales del presbítero D. Miguel Santiago Camino. Doctor en Sagrada Teología, falleció el 30 de mayo de 1913, a los 73 años de edad".

















El de Zacarías Pradere. A través de los distintos panteones que vamos encontrando en el cementerio vamos recordando a las familias que a primeros del siglo XX fueron más conocidas y tuvieron más influencia económica en el pueblo.


















Vista del interior de la capilla que tiene a los lados las tumbas. En este caso vemos que se encuentra en buen estado de conservación. La mayoría de estas familias como ya dijimos adquirieron riqueza en América. Aquí fueron industriales, rentistas y conformaron una pequeña burguesía. Hoy en día se ha perdido gran parte de su memoria.
















El de la familia Porres es del año 1964, nos cuenta Maza que como algunos panteones que se levantaron en esta época fue Quines, el de Tabernilla, quien los hizo. Son construcciones de ladrillo forradas en mármol.


















Otro similar, el de la familia Martínez Ruiz Rivas.






















Su capilla también se encuentra en buen estado. Está claro que los panteones que poseen criptas subterráneas son los que tienen más problemas de conservación.




















Por último vemos el de Laureano Pereda, donde está enterrado su dueño, que falleció en 1982 a los 80 años y que por ejemplo el párroco don Julián Escalante, que falleció unos pocos años antes. Lo construyó Maza con ladrillos y Pedro Gómez lo forró con mármol imitando piedra. Es un panteón que nada tiene que ver con los que hemos visto antes, quizá no sea demasiado bonito pero tiene un cierto aire de arte posmoderno propio de los años 60.














Laureano Pereda fue el propietario del Hotel Pereda, aquí lo vemos situado en el centro el día de su inauguración en 1964.




















Y aquí vemos a don Julián, el cura, bendiciendo el Hotel, también al entonces alcalde, con gafas oscuras, José Eloy Fernández. Y al mismo Pereda detrás del sacerdote.













"Yo soy la Resurreción y la Vida quien cree en mí aunque hubiera muerto vivirá". Es una frase bíblica pronunciada por Jesucristo, muy oportuna para figurar a la entrada del cementerio.










Aquí vemos un epitafio escrito sobre una tumba. Los epitafios son textos cortos que honran al difunto, normalmente escritos en verso. Comunican una idea relacionada con el individuo que yace en la sepultura. No es frecuente encontrarlos en el cementerio de Ampuero, ni tampoco en los de la región.

Son frases breves y concisas, suelen advertir como en este caso sobre la propia mortalidad. Se ha dicho que en la Roma clásica como solían enterrar cerca de los caminos los epitafios debían ser cortos para ser leídos sin detener el paso.

Nació para morir 1887
Murió para vivir 1972






El epitafio suele resaltar la huella que el difunto deja o en este caso se lleva.













 Magnifica el dolor por la pérdida y alaba las virtudes del ser querido.








Algunos epitafios son versículos bíblicos.






















Terminamos con este epitafio de la Hermana Pilar que manifiesta que rogará por los ampuerenses en el cielo.












CONTINUARÁ...









































No hay comentarios:

Publicar un comentario