jueves, 3 de noviembre de 2016

El Cementerio de Ampuero. 11ª Parte. Final

En esta visita al cementerio hemos fijado la atención en un grupo determinado de tumbas y panteones, podríamos haberlo hecho también en otros con suficiente interés, pero creo que hemos dado una idea general de lo más destacado.
 Vemos por ejemplo aquí una construcción de cuatro nichos perteneciente a Guadalupe Cantero.







Otro bloque de nichos destacado, podemos apreciar que antes estas tumbas familiares se construían como edificios aislados.




















Aquí vemos otros grupos de bloques de nichos.












Con el paso del tiempo se ha evolucionado a las hileras de nichos de hormigón actuales, debido a que como ya señalamos antes ahorran espacio y dinero. Se termina urbanizando el cementerio con calles perfectamente trazadas.













En el cementerio de Ampuero, como imagino que ocurra en otros, se encuentran cada vez más tumbas decoradas con las imágenes protectoras de los santos titulares del pueblo. En este caso la Virgen Bien Aparecida.


















El Cristo de Limpias y la Virgen de las Nieves también son frecuentes y tienen influencia en toda la comarca e incluso estas imágenes se encuentran esculpidas en el mármol de algunas tumbas de cementerios de Vizcaya.














Y por último la Virgen Niña, que cada vez se ve más en las lápidas de nuestro cementerio. Ya sabemos que cada persona tiene su devoción particular por una imagen y desde luego que figure en su tumba es una importante elección. Se implora su auxilio para que medie ante Dios por la salvación de nuestras almas, algo parecido al papel que vimos que desempeñaban los ángeles. En este caso se busca una imagen más conocida, cercana, que ya nos ha acompañado a lo largo de nuestras vidas.
 
 
 
 
 
 
 
Al tratar de documentar la historia del cementerio de Ampuero nos encontramos con pocas fuentes de información. En la iglesia de Santa María no se guardan documentos ya que se enviaron a la Catedral, al Archivo Diocesano. En este Archivo de Santander hay libros de fábrica de la iglesia, libros de difuntos de varios siglos, en los cuales no parece a simple vista que abunde la información relativa al cementerio. Leer los documentos a través de la pantalla fija donde están microfilmados resulta una tarea complicada, más propia de investigadores  habituados a descifrar el castellano antiguo,  el lenguaje eclesiástico, las abreviaturas, los espacios ilegibles…
 
Familia De la Cagiga y Salazar.
 
 
 
 
 
Y otro inconveniente es que actualmente no están disponibles los libros posteriores al año 1906, es decir aún no se han microfilmado y es el periodo de la construcción de los principales panteones.
Confiamos que en el futuro habrá quien indague más profundamente en la historia del cementerio y nos revele más información.

Capilla del Panteón de la familia de Dámaso Ruiz.













La necrópolis ampuerense es un espacio sagrado, simbólico, lleno de historia y arte que se debe poner en valor y preservar en la medida de lo posible para que las futuras generaciones puedan conocerlo y admirarlo,  incluso fomentando visitas turísticas. Pocos pueblos cuentan con un cementerio como el nuestro.

Panteón de la familia Cano-Ruiz.


                            FIN




 

 

 

 

 

 

 

 













































1 comentario:

  1. Enhorabuena Santi, gran trabajo de investigación. Me encanta tu blog sobre todo para conocer fotos antiguas y reportajes como éste, se nota la devoción y la dedicación que empleas en ello. Un saludo

    ResponderEliminar