lunes, 1 de septiembre de 2014

C.D. Ampuero Piragüismo


El equipo de piragüismo Club Deportivo Ampuero en los años 80. Las fotos me las ha dejado Milio y entre otros me ha dicho que salen Chini, Kechu, Miguel Ángel, Antonio Casanueva, Antonio Garmendia, Milio...
La verdad es que hay muchos más, ya se ve como va la furgoneta de cargada. La foto está tomada frente al bar de Pita en Marrón, posiblemente cuando se dirigían a la salida del Descenso.


Esta otra foto corresponde al Descenso del Río Pisuerga en Carrión. Entre el equipo de piragüistas está Pedro Lombera, Kechu Torre, Hugo de Udalla, Antonio Casanueva, Jualma Cajigas, Orue, Luisma Haro, Milio, Manu...

Campeonato de Pasabolo


Ayer domingo se celebró en la bolera de pasabolo de la Nogalera el Campeonato de Ampuero.
El primer clasificado fue José Antonio Cano, el segundo José María de la Peña y en tercer lugar quedó David Gómez. Agradecemos a Rosa Mari Lagüera la fotografía y la información.

jueves, 28 de agosto de 2014

Rasines. Concentración de Caballos


Estádísticas



Animaros a seguir participando enviando todo tipo de informaciones y fotografías.
Ayer tuvimos 523 visitas. En total 163.953.
Lo más visto últimamente fue "Las Angulas del Malvecino", ya aclarado el mal entendido que carecía totalmente de importancia. Me han comentado que ha gustado el relato, espero que más gente lo siga leyendo y pase un rato entretenido, que de eso se trata.
"La Maja del Asón", "El Concurso Selfie", que esperemos pronto podamos conocer su resultado. "Aquellos Años 60", "Niños Bailando"...
Por naciones que nos visitan España, Alemania, Estados Unidos, México...
No tengo ni idea a que se debe, más cuando el siguiente país es Turquía y luego China, imagino que estos últimos será que se equivocan al entrar, vete a saber que rana buscaban.






 

Udalla, concurso pintura









ACTA DE LA REUNION DEL JURADO PARA EL FALLO DEL SEXTO CONCURSO DE PINTURA JUNTA VECINAL DE UDALLA.
En las Antiguas Escuelas de Udalla, Centro Cultural de la Junta Vecinal de Udalla, siendo las dieciocho horas del día quince  de agosto de dos mil catorce, reunido el Jurado para valorar las obras presentadas al Sexto Concurso de Pintura organizado por la Junta Vecinal de Udalla, compuesto por: 
D. GABRIEL RODRÍGUEZ PASCUAL , Crítico del Cultural ABC de las artes.
D. LUIS SANCHEZ OCEJA, Galerista y Director de la Galería Rúas de Laredo.
D. JUAN ANTONIO SÁNCHEZ GÓMEZ, Presidente de Trivium Teatro Acción.
y Presidido por la Excmo. Alcalde-presidente de la Junta Vecinal D. PEDRO CANO, siendo Secretario D/Dña ÁNGEL CUERO RUIZ, se procede al examen de las obras presentadas.
 En una primera valoración, se seleccionan como mejores entre las presentadas un total de ocho obras,  realizadas por los siguientes concursantes:
Nº          AUTOR 
         4           Gonzalo Prieto Cordero
11         Alfredo Gómez Díez
20         Lolo Serantes Morán
2           Raimundo Argos Martínez
16         José Antonio Quintana Susilla
11         Alfredo Gómez Díez
15         Diego Dedrero Burrero
3           Jesús Sáez de Vicuña
FINALMENTE: Entrando en una observación más detallada de estas obras y tras larga deliberación con repetidas selecciones, y una reñida votación secreta final, El Jurado, por unanimidad ACUERDA:
. Fallar el sexto Concurso de Pintura organizado por la Junta Vecinal de Udalla otorgando los tres primeros premios, a las siguientes obras y autores presentados:
PREMIO        Nº                  AUTOR    

    3º              4           Gonzalo Prieto Cordero               (dotado con un premio en metálico de 300 euros)

    2º              3           Jesús Sáez de Vicuña                    (dotado con un premio en metálico de 500 euros)

    1º          16        José Antonio Quintana Susilla       (dotado con un premio en metálico de 800 euros)


 Declarando finalizado el acto, se extiende del mismo la presente Acta, de la cual como Secretario, doy Fe.


                                                   El Secretario      

   Vª Bª
El Alcalde.                                                      




                   Los Miembros del Jurado
CATEGORIA INFANTIL



HASTA 7 AÑOS:

2º clasificado;   ______________________________________
(Se le hace entrega como premio un maletín de pintura)


1ºclasificado; y ganador absoluto de esta categoría; Celia Méndez Klochko
(Se le hace entrega como premio un maletín de pintura)
DE 7 A 12 AÑOS:

2º   clasificado; Eva González Klochko
 (Se le hace entrega como premio un maletín de pintura)

1ºclasificado y ganador absoluto de esta categoría; Siomara Salvarrey Abascal 
(Se le hace entrega como premio un maletín de pintura)
ANTES DE PROCEDER A LA LECTURA DEL ACTA DEL JURADO, QUEREMOS AGRADECER A VARIOS COMERCIOS Y EMPRESAS DEL MUNICIPIO TANTO SU COLABORACIÓN ECONOMICA COMO SU APOYO INCONDICIONAL A ESTE EVENTO,  QUE SE HA CONVERTIDO YA EN  EL DECIMO TERCER  CONCURSO DE PINTURA AL AIRE LIBRE DE LA JUNTA VECINAL DE UDALLA.
Y AHORA, POR FIN Y,  SIN MÁS DILACIÓN, PASAMOS A LEER EL ACTA DEL JURADO, NO SIN ANTES AGRADECER LA ELEVADA PARTICIPACIÓN DE ESTE AÑO ASÍ COMO RESALTAR  LA GRAN CALIDAD DE LAS OBRAS PRESENTADAS POR TODOS LOS PINTORES, AGRADECIÉNDOLES SU PARTICIPACIÓN Y ESPERANDO VERLES A TODOS EL PRÓXIMO AÑO:

Agradecemos a Pedro Cano que nos enviara toda esta información
Realmente Udalla es un pueblo con una arquitectura y un paisaje idóneos para este concurso.














Merienda de Mayores



Ayer miércoles se celebró en la plaza mayor la tradicional merienda-cena en homenaje a los mayores.

martes, 26 de agosto de 2014

Recuerdos

Tal como le prometí le remito una fotografía de un posavasos del club Star. Es probable que sea de principios de los años 80 o, quizá, anterior. También le adjunto una foto de una servilleta de papel de la emblemática cafetería "Rosa Mary" cuando fue abierta por Perdigón. De Limpias incluyo una curiosa servilleta de papel del "Hotel Royal" que se daba cuando merendabas el mítico "chocolate con picatostes" (de los últimos años como fonda). También le envío un billete de cartón que expedía FEVE en Limpias cuando su Estación era más que un apeadero.
Todos recuerdos entrañables de un pasado etnológico vivo de Ampuero y Limpias.
Un saludo afectuoso.
Álvaro Piedra.
 



 
 
 
 

Concursos de pintura


                                       3ª Concurso Infantil de Pintura al Aire Libre

El pasado viernes día 22 de agosto tuvo lugar, la entrega de premios del 3º Concurso de Pintura al Aire Libre, organizado por la Biblioteca Municipal de Ampuero. En el acto estuvo presente el Alcalde,Patricio Martínez, y la Bibliotecaria Ana Belén Caballero. Los primeros clasificados fueron Fernando Caviedes Vega y Melania Marina Viorrel, que recibieron sendos maletines de pintura y diplomas.
(Biblioteca Municipal)

                         Concurso de Pintura de Udalla


También podemos informar que José Antonio Quintana ganó el concurso de pintura de Udalla que se celebró el viernes 15 de agosto. Esta actividad cultural se inició en el año 2009 y el certamen está  dotado con premios de 800 euros para el ganador, 500 para el segundo clasificado que fue a parar a manos de Jesús Sáez de Vicuña, y en tercer lugar quedó Gonzalo Prieta (300 €).
Estos datos los hemos obtenido en el suplemento (Laredo-Asón ) de El Diario Montañés, felicitamos a la Junta Vecinal de Udalla por continuar el esfuerzo en mantener el concurso. En el cual hay también premios para la categoría infantil, una buena manera de incentivar a las nuevas generaciones en este arte. Lamento no haber podido estar allí para sacar unas fotos.
A continuación puedo poner la fotografía de otro "pintor" de distinta naturaleza. "El Parrillero" de Alfonso Momeñe, de las pasadas fiestas de Udalla.



Merienda de los Mayores


lunes, 25 de agosto de 2014

Parque abierto


El pasado domingo nos dimos cuenta que ya está abierto el parque de juegos situado en la zona de la mies. Es una buena noticia.

Niños bailando


                                                                     Bailando en la plaza

Marta Gutierrez , Maja del Asón 2014

S.B

La joven laredana, de 23 años, Marta Gutiérrez fue elegida el pasado sábado, Maja del Asón 2014.

Ángela Martínez, primera dama de honor y Esther González, segunda dama.

Las Angulas del Malvecino


                           " LAS ANGULAS DEL MALVECINO"
 
 
       Liano Sarabia fue el primero que vio subir el banco de angulas. Se encontraba asomado en el Puente Pequeño contemplando el lecho del río por si veía moverse alguna trucha e impresionado por lo que había visto corrió a contarlo al bar “Las Peñas”, pero tanto Chema como los otros parroquianos presentes rieron la ocurrencia sin prestarle más atención.

       Calín llevaba un buen rato en el Malvecino tratando de pescar una trucha esquiva cuando las aguas del Vallino tomaron vida y se agitaron resplandecientes. No pudo dar crédito a lo que veía, sus cabellos quedaron erizados por la sorpresa; era gran conocedor de los secretos del río pero jamás asistió a un espectáculo semejante.
      Las angulas se apelotonaron en el pozo y comenzaron a serpentear entre las piedras tratando de progresar corriente arriba. Un hecho extraordinario que lo dejó boquiabierto, nunca habían subido angulas tan arriba, además en primavera y añadiendo que eran las doce del mediodía. Calín pronto advirtió que tenía que sacar provecho de tan singular episodio e improvisó un plan de ataque que pasaba, como mejor baza, por dirigirse lo antes posible al taller de coches “La Fábrica” en busca de Pedro González.

     Miguel, el parrero, lo vio pasar apresurado y por su semblante advirtió enseguida que algo fuera de lo normal ocurría.
     -  ¿Ya llenaste la cesta de truchas, Calín?
     -  ¡Bah! – Exclamó- Una pequeña.

   La delegación de empresarios japoneses acababa de llegar a la Plaza Mayor, siete negociadores del  sector productivo del videojuego, ordenadores y marionetas mecanizadas que buscaban terrenos para instalar una fábrica. El alcalde de Ampuero, Patricio Martínez, acompañado del consejero de Innovación e Industria, Eduardo Arasti y del alcalde de Laredo, entre otras autoridades, los recibieron con solemnidad. Después del saludo protocolario, la comitiva se dirigió en el autobús del Perdigón a la Torre Espina de la Bárcena, lugar que acondicionaron para albergar la reunión.   

       Calín y Pedro, el del taller de coches, llegaron al Malvecino equipados con buenos cedazos y catiuscas y se encontraron con Chli y Miguel ya dentro del agua.

   - ¡Aquí el que no corre, vuela! – manifestó Calín con  gestos de evidente reproche hacia la presencia de los dos en el río.

   - ¡Cómo para perderme esta fiesta! – exclamó “Chili” con cara exaltada y sin dejar de echar el cedazo al agua y volcar los  diminutos pececillos en un caldero ya casi repleto.

    Liano no perdió detalle de toda la operación y cuando el autobús del Perdigón pasó junto al Malvecino fue testigo de cómo los japoneses contemplaron la escena con enorme entusiasmo e indicaron al alcalde que detuviera un momento la marcha del vehículo. En el río el instinto depredador ya se había extendido y  ya faenaban seis o siete pescadores echando el cedazo al agua sin tregua; uno de ellos, que era de Bernales, al carecer de otro recipiente llenaba de las codiciadas angulas el paragüero de su casa. Patri, boquiabierto,  dirigió a los extranjeros que no dejaban de fotografiar a los pescadores una sonrisa circunstancial.


      Entre la visita de los japoneses y las angulas Ampuero hervía de excitación y desconcierto, un ir y venir de gente, una actividad entre el Puente Pequeño y la Bárcena

que adquiría mayor convocatoria según pasaban los minutos. Junto al Malvecino no tardó en arracimarse medio pueblo y en cada uno de los rostros,  idénticos rasgos de sorpresa y jovialidad.

     Ante el temor a una requisa de la guardia civil quienes  ya habían obtenido una buena recaudación optaron por “ahuecar el ala”, los que se incorporaron tarde consiguieron botines poco significativos. El pozo del Malvecino ya no daba más de sí y trasladaron los cedazos al pozo de Manolita pero hasta allí pocos peces subieron.

 Órtola comentaba junto a su molino lo inaudito del caso y lo achacaba al cambio climático.- ¿No recordáis los temporales que asolaron Laredo? Va a subir el nivel del mar y van a cambiar las estaciones, la fauna y hasta vamos a sufrir huracanes – manifestó con aplomo.

    Chili había pescado un caldero pero cuando se lo enseñó a Sita, ésta señaló con autoridad: - No son angulas –

  - ¡Ya, son calamares! ¿No?

  - Te digo que no son angulas, no ves que tienen un tono como verdoso.

 En el bar de Ramonín donde también llegó medio caldero se inició un debate en toda regla.

-         Estará prohibido pescarlas en la ría de Limpias pero aquí en el Malvecino  es ya territorio aparte – argumentaba Mariano.

-         Es cierto, la legislación no se ocupa del Vallino  sino del Asón – apoyaron el razonamiento.

-         No estoy yo tan seguro - dijo Jesús Abajo.

-         Esto es Territorio Comanche – dictaminó Javi con autoridad – y esta noche

 tapa de angulas para todos.
      En el Palacio de la Bárcena se selló el convenio con  el Ayuntamiento de Laredo, los empresarios japoneses iban a adquirir unas parcelas del puerto como infraestructura necesaria para sus proyectos de expansión comercial y el alcalde, Ángel Vega, mostraba una actitud pletórica.

-         ¡Cómo me gusta que se hayan adelantado al proyecto de los chinos!… ¡pero eso no lo escribas chiquilla! – le indicó a Irene Bajo.

        El tema de Ampuero permanecía aún en el aire. Los japoneses necesitaban una fábrica donde ensamblar los componentes electrónicos y echaron el ojo a unos terrenos en Bernales, con acceso futuro a la vía rápida asegurado por el gobierno de Cantabria. Se podía estar hablando de entre 300 a 350 puestos de trabajo. Miura Kazuya, la máxima autoridad de la delegación, confesó a Patri delante del consejero que la opción ampuerense les agradaba,  por ello el alcalde de Ampuero salió optimista de la reunión aunque sin echar las campanas al vuelo; ya que también se rumoreó una alternativa en terreno vizcaíno.

     Los japoneses se retiraron al Parador de Limpias donde el Gobierno de Cantabria les fijó el alojamiento. Por la tarde regresaban  para volver a visitar la zona  y a las ocho en su honor se organizó un festival taurino en el  cual intervendrían el novillero sevillano afincado en Ampuero, Marco Antonio Gómez y el rejoneador navarro Roberto Armendáriz. Por último todos asistirían a una cena en la Torre de los Espina, a la que estaba invitada incluso Soraya Sáenz de Santamaría que el domingo acudía a Santander al congreso del partido.

  - Tengo el pálpito que eligen a Ampuero- le indicó a Patri el consejero Eduardo Arasti.
  - Yo estoy seguro - manifestó Ángel Vega- dando ánimos al alcalde - Pero cuida bien los detalles esta noche que estos japoneses son especiales… y buena idea lo del festival taurino, en su país admiran mucho nuestra fiesta.

      El alcalde de Ampuero una vez despidió a todos cuantos participaron en la reunión  corrió en busca de Chisco y lo encontró, como bien le informó Emilio Jesús, en la iglesia conversando con el padre Hilario.

   -  Pasa Patricio, me alegra verte - señaló el sacerdote-, imagino que estás aquí por el tema de las angulas, ¿no es así?

     El alcalde asintió sorprendido.

    - Por lo pronto ya he expuesto el caso en el obispado pero os ruego a los dos mucha cautela. Ya sabéis que estos temas a menudo se malinterpretan y se juzgan a la ligera. Es incuestionable que hoy algo extraordinario ha sucedido- argumentó con las manos en posición de rezo y mirando hacia lo alto del altar donde se encontraba la Virgen Niña.- pero no tenemos la certeza que haya sido ella la que nos envió las angulas en estos tiempos de tanta privación.

     Patri escuchó al cura con expresión  grave y tratando de disimular su desconcierto, la misión que le condujo a la iglesia  no era otra que encargar a Chisco que adquiriera todas las angulas que le fuera posible a través de su cuñado.

 
       El festival mixto obtuvo gran éxito, se lidiaron tres astados de Pablo Hermoso de Mendoza, que dieron mucho juego. En el  tendido algo más de media entrada a pesar de que la ocasión era de puertas abiertas y el clima acompañaba. Parte del público salió decepcionado al comprobar que por asistir a los toros no regalaban una tartera con angulas como se había corrido la voz.

     Marco Antonio cuajó una gran faena, disfrutó en el ruedo recordando viejos tiempos y con media estocada perfecta acabó con el toro. Damián Revuelta elogió al sevillano y comentó “toreo profundo y bueno, sin alharacas”. Carlos Ocejo asintió y señaló: “Está confirmado viene con nosotros a cenar a “La Pinta”.

     - Esta noche  en Ampuero cenan angulas hasta los samuráis - rio Damián.  

 Roberto Armendáriz se encargó de dar el pasaporte a dos toros de buena condición. El espectáculo ecuestre puso en pie en más de una ocasión a los empresarios japoneses. En banderillas dejó importantes pares al quiebro y el último, que adornó todo lo posible con la gracia de los caballos haciendo piruetas en la cara del toro se lo dedicó, como ya estaba pactado,  a Miura Kazuya.

Ambos toreros salieron a hombros de la Nogalera y lo más importante de todo es que los japoneses también salieron contentos y uno de ellos, el más joven, que había bebido de la bota más de lo aconsejable, abandonó los tendidos con la oreja de un morlaco en el bolsillo delantero de su traje. Milio comentó después que una de las majas que asistieron a la corrida contó que se llamaba Hatolu  y tenía las manos “demasiado largas”. El alcalde también salió feliz ya que en el mismo palco Blanca Martínez, la consejera ampuerense, le aseguró que todos los gastos del espectáculo corrían a cargo del Gobierno de Cantabria y sobre todo porque había escuchado rumores de que Miura ya había informado en Santander de la preferencia por Ampuero para instalar la fábrica.

  - Me ha comentado Diego que el Miura tiene un carácter muy voluble, que no tolera errores en el protocolo pero que en cambio premia a quien sepa agasajarle  – declaró con énfasis la consejera Rosa Castrillo.
 - Pues ya sabes Patri, pelotéale bien  esta noche que mañana es asunto nuestro y ya le haremos firmar todos los papeles en Santander -  declaró Blanca.
 -   ¿Vas a estar en la cena?
-   Sí - contestó la consejera.
 - ¿Sabes si al final vendrá Soraya?
 - Lo último que me dijeron es que se acercaba hasta Ampuero con Diego porque quería echarnos una mano con los japoneses. Pero ahora mismo Diego se encuentra en Santoña por lo del barco francés que encalló.
 - No sé nada del asunto – dijo Patri.
 - Es un caso bien extraño, un barco piscifactoría de investigación oceanográfica que ha naufragado frente al Buciero.

      Mientras los japoneses fotografiaban a los niños en la plaza jugando al encierro con los carretones  Patri recibió aliviado la confirmación de que Chisco ya había conseguido trece kilos de angulas y los subía al Palacio de la Bárcena donde Lourdes y Angelines organizaban la cena. El Ayuntamiento contó con varios restaurantes de Ampuero para elaborar el menú, que incluía pinchos de lo más variado, queso de las Garmillas y como plato fuerte la cazuela de angulas tradicional cocinadas con aceite, ajo y guindillas.

La noche parecía bien encarrilada, juzgó para sí Patri, por lo que animó a los japoneses a tomar una guinda en “La Florida”. Miura aprobó con entusiasmo la idea  una vez recibió la explicación por parte del traductor.

     La tripulación científica que fue rescatada en Santoña creyó que los peces que se habían escapado del barco se dispersaron mar adentro y nada comunicaron sobre su existencia por tratarse de materia reservada, sin embargo, cuando se supo la captura en Ampuero de los animales fueron filtrando información a cuenta gotas. Lo más urgente era evitar que las angulas entraran en la cadena alimenticia del ser humano advirtió el gobierno galo al filo de las once de la noche.

     Soraya Sáenz de Santamaría acudió  a la Torre Espina vestida con una chaqueta estampada de tonos azules y unos vaqueros negros, saludó cortésmente a todos los presentes y durante veinte minutos se entrevistó con los empresarios japoneses y el alcalde de Ampuero en la primera planta del viejo torreón. La cena se sirvió inmediatamente después. El padre Hilario bendijo la mesa y deseó que la bondad de los alimentos que se iban a comer, destacando su singularidad, fuesen signo de la mejora económica de los vecinos de su parroquia y dirigiéndose en su exhortación a los japoneses les pidió que velaran por conquistarlo.

     Miura respondió que Ampuero era un pueblo extraordinario.

     Los cerca de ciento cincuenta invitados iniciaron la suculenta tarea de dar cuenta de las angulas, a cada comensal se le sirvió la clásica cazoleta de barro con los preciados pececillos condimentados a la manera tradicional. Iniciar con este plato el menú fue imposición de Montse y Angelines y no hubo quien lograra que cambiasen de opinión en cuanto al orden del condumio.

     Todos comieron con la sensación de degustar un manjar enviado por los dioses y una vez finalizado en la mesa se exclamó un liberador y agradecido cumplido colectivo.

Sin tregua se sirvieron las cocochas de merluza rebozadas, las notables croquetas de bonito y las mollejas de cordero perfectamente salteadas. Entre los comensales se instauró pronto un clima eufórico y conversador, el vino corría a raudales y Miura gesticulaba y reía sin parar.

       - Las dioxinas radioactivas producen fotones gamma, una fuente de energía que brilla en la piel en verde fluorescente. Esas bacterias tóxicas las han filtrado intencionadamente en los peces donde el veneno se ha concentrado tanto en sus órganos internos como en la piel- explicaba por teléfono a Ignacio Diego la consejera de Sanidad, Sáez de Buruaga.

     -  ¿Y qué huevos pretenden los gabachos con ello? – se interrogó el presidente dentro del coche oficial en el que se dirigía a Ampuero.

     -  Es posible que sea un experimento militar; una persona adulta lo lógico es que sobreviva a la intoxicación pero probablemente sufra vómitos intensos y diarreas, debilidad muscular y confusión mental.  Los síntomas los percibirá a los pocos minutos de tomar el veneno- señaló la consejera-. Lo que más me intriga son los efectos que  causa la radio luminiscencia.

 

     Sacaron  el queso de las Garmillas acompañado por la mermelada de arándanos de “El Bosque Encantado”, Emilio a quién habían sentado en la misma mesa de Soraya, explicó que ambos productos se elaboraban en Ampuero. Blanca recibió entonces la llamada de Ignacio Diego, indicándola que ya estaba en carretera  y que a nadie en el pueblo se le ocurriera comer las angulas.

     Blanca fue incapaz de decir ni una palabra y estalló en una risa histérica que pronto se extendió por toda la sala originando una jovial expectativa. 

     - Era Nacho, que me decía que no comiéramos las angulas porque están envenenadas- pudo decir con voz entrecortada-. Y que viene para acá – concluyó con esfuerzo.

    - Buen pajarote, lo que quiere es que le guardemos una ración- dijo Miguel Ángel Garzón provocando que todos rieran a carcajadas y Miura cuando escuchó al traductor soltó tales risotadas y golpes en la mesa que su rostro parecía desencajarse y encenderse en una tonalidad tan verde que llamó la atención y la preocupación de algunos comensales, entre ellos la del párroco.

    

     - ¿Te has fijado en su cara, Chisco, has visto el color que está cogiendo el japonés?

     - ¿Qué dices Hilario?

     - ¡Virgen de la Bien Aparecida! ¿Tú también?- el cura no podía salir de su asombro al contemplar la faz de su auxiliar. - ¿Pero qué te está pasando, hijo de Dios, tienes el rostro fluorescente?

     - Pues tú no hables mucho – respondió Chisco- que ahora mismo pareces la Fuente de la Rana.

   


      Al fondo de la sala, limitando con el vestíbulo, colocaron a los miembros de la Peña Candiano y a los de la Encerrona,  y los últimos que se sentaron no tuvieron otro remedio que acomodarse en un viejo banco que procedía de los que hubo en la iglesia en los tiempos de don Julián. Aquella noche iban a tener lugar varias cenas simultáneas pero al final y a petición del alcalde todos convinieron en acudir al Palacio de la Bárcena. 

    El banco aguantó  hasta el momento justo en el que se sirvieron los cafés. Una de las patas de aquella reliquia apolillada no pudo resistir tanto peso y quebró, y Javi Carrera, Damián, Papu y el mismo novillero sevillano terminaron rodando por el suelo.

-         ¿Qué ha sucedido Angelines? - preguntó Poldo.

-         Los de siempre – fue la escueta respuesta.

      Anais y Luisma Haro sufrieron al contemplar la escena un ataque de risa incontrolable y como en  trance y como si estuvieran sincronizados se levantaron  de sus asientos y avanzaron por la sala dando tumbos.  Lupe y Pedro Enrique  salieron en su busca tan rápidos como pudieron pero tan solo consiguieron detener a Anais. El de Marrón se avalanzó sobre la mesa presidencial y devolvió todas las angulas sobre el traductor japonés.

   Lourdes con buen criterio y para desviar la atención de lo ocurrido ordenó que entraran de inmediato los “Piteros de Escalante” y se continuara sirviendo los cafés con la máxima celeridad.

-         ¡Y nada de chupitos! – rogó tanto a Amaya como a Susana.

      Al primer comensal al que sorprendió el repentino apretón fue a Benito Ortiz, que representaba en la cena al Ayuntamiento de Laredo y se encontraba sentado entre Ana  y Azucena.  Benito sintió de manera repentina un desarreglo interno, se levantó de la mesa con urgencia dirigiéndose al servicio expeliendo grandes ventosidades y agradeciendo que el baño estuviera cerca para que nadie se cruzara en su camino. Cholo Pozas mientras tanto sufrió  una sacudida en el estómago y como un acto reflejo devolvió sobre el café que acababan de servir a Cipri.

      El telón se corría finalmente y un sainete caótico se adueñó de la sala. Tras la senda del concejal pejino comenzaron a levantarse muchos y muchas,  pero ya con un destino desventurado porque se formó una gran cola delante de los baños, gente que se retorcía, juntaba las rodillas y sudaba suplicando poder expulsar lo antes posible el demonio que llevaban dentro. Raúl y Luís, los concejales del perrecé  optaron por salir al jardín ya que aguardar el turno se convertía en tarea desesperante; no fueron sin embargo pioneros en dar este paso porque Aurelio y Panchín terminaban de  vaciar sus vientres junto a los rosales de Bibiano.

     Resultaba sobrecogedor pensar que había también quienes no lograban aunque quisieran levantarse de sus asientos, porque sus piernas no les respondían a pesar de ser conscientes de que en sus intestinos se despertaba el peor de los tornados.

      Mari Luz, Pepa e Inesita, con discreción,  probaron fortuna en las plantas superiores de la torre. Salva Sarabia se encontró entero pero en un abrir y cerrar de ojos sucumbió y un alud formidable salió de su boca yendo a caer sobre la pobre Alicia de la Sen, la cual reprochó la vomitada exclamando: “¡Hijo mío me has puesto perdida, ni que fuera de Podemos!"

      Milio se levantó solícito para tratar de ayudar a los indispuestos pero lo que más le sorprendió fue ver que entre los devueltos  las angulas continuaban vivas, serpenteando y emitiendo un intenso brillo.

     -A estas hijas de puta no hay quien las mate- señaló a Soraya, justo en el momento en el que Javi Fon que  buscaba  enloquecido una puerta de escape regó de vómito a la vicepresidenta.

    - Lo siento, no era mi intención- se disculpó cortésmente y continuó la marcha dejando caer otra buena flema sobre la cabeza de Hotulu.

     Aurito, Asier y Lolo Ocejo se sirvieron  más vino y observaban todo cuanto sucedía con relativa calma y distancia.

-         Buena se ha revuelto.

-         Y el caso es que no estaban mal, si cabe un poco insípidas.

-         Sí, a mí también me lo pareció pero de textura deliciosa – concluyó Asier.

     No podían presentarse las cosas peor cuando se fue la luz. Nadie supo con certeza si se trató de un hecho fortuito o una broma de mal gusto aunque Milio vio un instante antes a Juan Martz rondar junto a los interruptores.

      Los Piteros de Escalante, con el pitu, el tambor y la famosa pandereta de Aura, interpretaban las jotas montañesas y los ritmos bailables con la profesión encomiable de los músicos del Titanic.

 


    
 Milio limpiaba con una servilleta la cabeza de una Soraya que ya hacía tiempo había perdido el contacto con la realidad.

     - ¡Cómo te brilla la cara en tonos esmeraldas!
     - Si tú lo dices peluquero.

    Se escuchaban risas, gemidos incontrolados, arcadas espantosas y pedos que resonaban en el salón como cohetes; la gente tropezaba con las mesas y las sillas al huir hacia el exterior o subir escaleras arriba de la torre sin demasiada convicción.

    -          ¡Calma, hay que mantener la calma!-  gritó Patri, al principio con autoridad, pero cuando quiso repetir el exhorto vio brillando en la oscuridad frente a sí los rostros de los japoneses emitiendo una luz espectral y su voz se quebró como una gavilla segada, porque en el escalofriante semblante de Miura se adivinaba el volcán que está a punto de entrar en erupción.

     Ya nadie reía y tanto Mirta como Miguel Ángel sintieron sus corazones latiendo como caballos desbocados cuando fijaron su mirada en los  japoneses, todos ellos eran como esfinges luminiscentes y de semblante aterrador. La expresión de sus caras no era para Inmaculada Solana como para tomársela a risa.

     La luz regresó a la sala en el momento justo que Ignacio Diego entró acompañado de varios guardaespaldas. Numerosas ambulancias y coches con asesores colapsaron las inmediaciones del Palacio de la Bárcena.

       Bibi desde el balcón de su casa era como si visionara cine de verano, una película de ciencia ficción en la cual la tierra era invadida por seres de color verde, seres que habían dejado sembrada su finca de abono radioactivo así como de diversas prendas de ropa desperdigadas en un estado más allá de lo imaginable.

     A Soraya fue la primera que sacaron y condujeron al interior del coche de Diego, aunque la vicepresidenta del gobierno quiso antes despedirse de Milio.

       - Me caes bien chaval pero lo nuestro es imposible. Diego sacudió la cabeza preocupado por el estado de la vicepresidenta y  buscó el rostro de Blanca Azucena Martínez con afán de descargar su ira pero al contemplarla en una esquina, abatida y tan verde como una lechuga sentada junto a Ricardo Revuelta calmó su enojo, realmente se percató que no tenía ni idea de lo que en esa torre medieval había ocurrido aquella noche; los hombrones de piedra que custodiaban la entrada, pensó, ya alentaban mal vaticinio.

      A los japoneses los sacaron a continuación a toda prisa. Patri se levantó con valentía y plantándose delante del Miura preguntó si lo de la fábrica seguía en pie. La expresión de los ojos  y el tono de voz del oriental no fueron buen auspicio, pero el golpe resultó más devastador cuando el intérprete declaró que lo mejor era no traducir las palabras de su jefe.

     Todos los que quedaron en la torre ya habían  expulsado, de un modo u otro, las perniciosas angulas y aunque alicaídos y aún desorientados, comenzaron a respirar más tranquilos pese a que sus caras permanecían tiznadas de aquel  siniestro verdor.

-         ¿Qué podemos hacer ahora? - preguntó  José Luís Aparicio con tono desolado.
-         En el único lugar que encajamos esta noche es en “El Pino Verde” – manifestó Gorio Landaluce y la ocurrencia fue festejada hasta por el mismo alcalde que al sonreír se le asomó una angula entre los dientes.
           -         ¡Pues vamos al Pino con los piteros! - exclamó Angelines,  provocando esta vez la risa del cura.

     Yoli ya no podía aguantar más  los ronquidos y el incesante meneo y arreó un buen codazo a su marido.

-             ¡Qué noche Milio, qué noche me estás dando!

-             ¡Eh! ¿qué pasa?

-             Eso quisiera saber yo, ¿con quién demonios estás soñando?

-             Ni te lo puedes imaginar.

-             Prueba haber y ya te advertí que no te comieras todas las gulas de la sartén.

Milio se incorporó, encendió la lámpara de la mesita y al verse en el espejo y comprobar que su rostro mantenía el color habitual se tranquilizó.

-          Con Soraya Sáez de Santamaría - dijo volviéndose a acostar y dejando a su mujer sacándole la lengua con una mueca de simplicidad y desconcierto.

                                                            

                                                               FIN

 

Me he reido mucho con este "cuento-sueño". Sobre todo por el gran elenco de personajes ampuerenses que aparecen en el mismo.
Desconozco el origen de la historia pero apuesto que Emilio el peluquero lo soñó, después lo contó y por último Santi Brera dió el toque comercial y literario.
¿Es así?.
Luisma Haro

 

Muy buen relato. Enhorabuena.
Solo deseo que no sea real
Muchas gracias

Sr Gigante

 

Magnífico, me ha entusiasmado. Me ha recordado a los Cuentos de Barro del escritor salvadoreño Salvador Salazar Arrué.
Alfonso Momeñe


 

 

 

 

domingo, 24 de agosto de 2014

Aquellos años 60










     Fotos procedentes de la familia de Tonchu Esteban enviadas al blog por Rosa Mari Lagüera