viernes, 14 de febrero de 2020

Cuarenta días y cuarenta noches

Lleva esa botella de lejía que algún espléndido o esplendida arrojó al río. Como no ha llovido ahí continua varada en la orilla cerca de la iglesia. Ejemplo y espejo de nuestra sociedad para todos los vecinos y los niños de la escuela. ¡Quién sabe si debe recogerla el Ayuntamiento, el Gobierno de Cantabria, el Ministerio para la Transición Ecológica o la Unión Europea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario